Mario sale libre hoy jueves 30 de octubre!

HACE UNAS HORAS NOTIFCARON A MARIO QUE LE HAN OTRGADO EL AMPARO LISO Y LLANO, LO QUE QUIERE DECIR QUE HA SIDO ABSUELTO, POR LO QUE NO HABRÁ PAGO DE NINGUNA FIANZA Y DEBE SER LIBERADO HOY MISMO, INVITAMOS A ASISTIR ESTA NOCHE A TEEPAN A RECIBIR A NUESTRO COMPAÑERO O ESTAR PENDIENTES EN LAS PROXIMAS HORAS, EN CUANTO NOS SEA POSIBLE ESTAREMOS DANDO MAYOR INFORMACIÓN

Textos sobre Mario González y la huelga de hambre colectiva

Compartimos un texto sobre Mario González e información de la huelga de hambre colectiva realizada este mes por los compañeros Fernando, Carlos, Mario y Abraham, ambos publicados en “Craneoscopio”, a quienes agradecemos la difusión solidaria; pueden consultar el fanzine completo en:

https://www.facebook.com/media/set/?set=a.519994954770517.1073741844.184516381651711&type=1

El crimen de Iguala y la insurrección que viene (artículo)

por Claudio Albertani

De todas maneras considero ineludible que nosotros a todos aquellos que tienen el poder y nos amenazan, los asustemos. No nos queda otro camino que contestar a sus amenazas con amenazas y hacer inefectivos a todos aquellos políticos que con toda irresponsabilidad y por intereses egoístas llevan al mundo a la muerte.

Günther Anders

El 26 de septiembre pasado, 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, Guerrero, fueron desaparecidos, seis ciudadanos fueron asesinados -entre ellos cinco normalistas, uno de los cuales fue horrendamente desollado- y 25 más fueron lesionados en la ciudad de Iguala. Ante un crimen de este tamaño, lo primero que experimentamos es indignación, estremecimiento e impotencia. Enseguida surgen las preguntas.

¿Quiénes son los responsables?

¿El ex alcalde de Iguala, José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, presuntos autores intelectuales del crimen, hoy prófugos?

¿Los policías municipales de Iguala que detuvieron a los estudiantes?

¿Los policías municipales de Cocula que los ayudaron?

¿El ejército federal que, estando presente, no intervino?

¿El grupo delictivo Guerreros Unidos, relacionado con Abarca, que presuntamente desapareció a los estudiantes, después de que les fueron entregados por los policías?

Se habla de una red de complicidades. ¿Hasta dónde llega?

¿Al depuesto gobernador de Guerrero Ángel Aguirre que no encarceló a Abarca cuando pudo hacerlo?

¿Al procurador general de la república Jesús Murillo Karam, que no actuó contra el ex alcalde, a pesar de las reiteradas denuncias en su contra?

¿Al Partido de la Revolución Democrática que encubrió tanto a Aguirre como a Abarca?

¿Al secretario de gobernación Osorio Chong que libra su propia guerra contra los normalistas?

¿A los funcionarios de la Unión Europea que, con tal de no perder jugosos negocios, respaldan “los esfuerzos del gobierno federal”?

Las normales rurales forman parte de un vasto proyecto de educación popular que surgió en la Revolución Mexicana. Su existencia misma es un grito contra el modelo económico vigente, en el cual no tienen cabida jóvenes campesinos informados y críticos. La SEP, los burócratas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, los medios de comunicación, el establishment académico, los policías, los jueces, los periodistas y todos los principales partidos políticos son cómplices de la masacre porque, de una manera u otra, han contribuido a fabricar la imagen de las normales como semilleros de guerrillas y de los estudiantes como individuos-canallas.

El crimen de Iguala no viene solo. El 12 diciembre de 2011, la policía de Aguirre mató arteramente a dos estudiantes de la misma normal, Jorge Alexis Herrera y Gabriel Echeverría, durante un desalojo violento en la Autopista del Sol. “Había que limpiar la carretera”, explicó sin tapujos un mando policial. Días después, el 7 de enero de 2012, un tractocamión atropelló a un grupo de normalistas que boteaban en la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo. Varios quedaron heridos y dos murieron. El 24 de mayo pasado, Aurora Tecoluapa, estudiante de la Normal Rural “General Emiliano Zapata”, de Amilcingo, Morelos, fue muerta por un coche en la carretera México-Oaxaca, mientras que seis de sus compañeras quedaron lesionadas.

Lo que vivimos es la guerra del Estado mexicano contra los jóvenes, especialmente los jóvenes insumisos, de origen proletario. El 2 de octubre de 2013, el activista libertario Mario González García fue detenido en la Ciudad de México, mientras se dirigía en autobús a una manifestación. Es decir, fue detenido sin haber cometido ningún delito, por el sólo hecho de ser un conocido activista y de haber participado en la lucha en defensa de los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH). Increíblemente, Mario fue condenado y permanece preso, a pesar de no haber cometido ningún delito, como Josef K, el protagonista de la novela El proceso de Kafka. El 19 de octubre último pasado, mientras en el país subía la indignación por los hechos de Iguala, otro joven, Ricardo de Jesús Esparza Villegas, estudiante del Centro Universitario de Lagos, Jalisco, fue asesinado por policias estatales en la ciudad de Guanajuato en donde se incontraba de visita, para asistir al Festival Cervantino.

Sería un error creer que estos crímenes tengan que ver con un supuesto “atraso” de México. Son, por el contrario, acontecimientos absolutamente modernos, “banales” en el sentido que denunciaba Hannah Arendt cuando, horrorizada, hablaba de la banalidad del mal. Un crimen como el de Iguala podría suceder en cualquier parte: en Palestina, Siria, Irak, sin duda, pero también en Francia, Estados Unidos, Italia… La dictadura de la economía burocrática debe acompañarse de una violencia permanente. Todos somos seres colectivamente prorrogados con fecha de caducidad; ya no somos mortales como individuos. sino como grupo cuya existencia sólo está autorizada hasta nueva orden.

¿Cómo explicar la reacción (hasta ahora) modesta del pueblo mexicano ante hechos tan terribles? Hace más de medio siglo, Günther Anders –el filósofo y activista antinuclear- reflexionó de manera lucida y despiadada en torno al problema de cómo el mundo actual produce seres deshumanizados, que no conocen el remordimiento, ni vergüenza alguna ante los horrendos crímenes cometidos por ellos mismos. Vivimos una nueva etapa del totalitarismo que transforma a los seres humanos en piezas mecánicas incapaces de reacciones humanas. Por más infernal que esto aparezca, sólo existimos como piezas mecánicas o como materiales requeridos por la máquina.

Y sin embargo, la última palabra no está dicha. “Desde cualquier ángulo que se le observe el presente no tiene salida. No es la menor de sus virtudes”, escribían hace años los anónimos autores de un célebre panfleto, La insurrección que viene. Y añadían: “la esfera de la representación política se cierra. De izquierda a derecha es la misma nada que adopta poses perrunas o aires virginales, son las mismas cabezas oscilantes que intercambian sus discursos según los últimos hallazgos del servicio de comunicación. (…) Nada de lo que se presenta está a la altura de la situación. En su propio silencio, la gente parece infinitamente más adulta que todos los títeres que se pelean por gobernarla”. Estas palabras que se refieren a Francia y a la desesperación de los jóvenes migrantes en los guetos de las metrópolis europeas, se aplican perfectamente a lo que estamos viviendo aquí y ahora. Hoy, en este México tan martirizado, no tenemos más opción que romper el silencio e inventar nuestra propia insurrección.

http://www.somoselmedio.org/blog/el-crimen-de-iguala-y-la-insurrecci%C3%B3n-que-viene

Foro Eduación y Represión en el CCH Morelos: participación de Mario González

De 

foro cch 7

Hoy 21 de octubre se llevó a cabo el segundo foro sobre Educación y Represión, en la única preparatoria en Baja California Sur que no ha doblado su espíritu crítico ante el modelo educativo neoliberal conocido como el modelo basado en competencias.

Los participantes en este foro, coincidieron que este modelo educativo está centrado en el trabajo y en el mercado,  es decir, lo que se pretende fabricar son individuos que aporten, por todos los medios posibles, lo necesario para que la maquinaria mercantil del capital funcione a la perfección, y entonces el sueño de las y los jóvenes no sea precisamente transformar el mundo a través del pensamiento y la acción, sino mantener lo que los académicos denominan el establishment, o sea, el estado de cosas. En ese sentido, todas y todos aquellxs que se opongan al modelo educativo capitalista son sancionados de formas distintas: con la distinción suprema de este modelo, la calificación; con la expulsión; con la marginación; con los toletes en el cuerpo y el animo; con  la cárcel; con la desaparición o con la vida.

Sin embargo, hoy existen jóvenes que poniendo su integridad y dignidad de frente, cuestionan agudamente  este modelo educativo y defienden la educación crítica desde sus trincheras. El caso de los estudiantes de la escuela Normal Rural René Isidro Burgos de Ayotzinapa, en Guerrero, y el caso de los estudiantes de los Colegios de Ciencias y Humanidades (CCH) que se oponen a la reforma educativa neoliberal, fueron los dos ejemplos que se discutieron en el foro.

En el foro participó el compañero Gilberto, adherente a la Sexta, quien hizo un análisis histórico sobre las normales rurales en México, destacando  el significado que tienen para la lucha revolucionaria y el pensamiento crítico. Así mismo, cuestionó cómo es que el Estado históricamente ha golpeado la normal Rural de Ayotzinapa, esto, porque se oponen desde su interior, en la teoría y en la práctica, al modelo educativo capitalista. Esta escuela, funda sus saberes en la solidaridad, el apoyo mutuo, la autogestión y el pensamiento crítico, además de ser una escuela formadora de docentes que cobija a jóvenes que provienen de las comunidades más pobres del país.

También participó el compañero Mario González, preso anarquista que fue secuestrado por el gobierno del Distrito Federal el 2 de octubre del 2013. El compañero Mario, desde la torre de Tetetepan, reclusorio femenil del D.F, compartió con las asistentes la importancia que tienen espacios educativos como los CCH, y la importancia en ese sentido, de defenderlos de los proyectos el capital y el Estado tienen para esta institución. El gobierno trata de mercantilizar la educación, dice Mario, y lo que el presente requiere son conciencias críticas que busquen a través de la acción, preñar el mundo de algo más justo y digno. Mario fue expulsado del CCH Naucalpan junto a 5 de sus compañeros, por oponerse a la modificación de la curricula de los CCH, y fue preso por ordenes del rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, José Narro, hace más de un año,  cuando se dirigía  a la marcha en memoria de los jóvenes asesinados el 2 de octubre de 1968

Sergio Reynaga, el talasho, centró su participación en la cacería de brujas que el Estado históricamente ha llevado a cabo contra las acciones y las ideas de diversos individuos y grupos anarquistas, subrayando pues que el anarquismo se opone a todo tipo de organización vertical, y alude fundamentalmente en las ideas y en la práctica política, a una sociedad sin clases pero sobre todo, mediada por la idea de solidaridad, de apoyo mutuo, de reconocimiento de la diferencia; y en ese sentido el orden anarquista es mucho más complejo, porque requiere un nivel de conciencia para la vida donde nadie ni nada, puede estar por arriba o por abajo de nadie ni nada.

También participó en el foro el maestro Luis Alberto González Sotomayor, quien lucidamente planteo a los participantes la importancia de que tiene el mantener una reflexión seria sobre la forma en la clase hegemónica se ha perpetuado en el poder. Esta reproducción de la dominación dice el maestro González Sotomayor, ha sido de manera punitiva, es decir se han utilizado los toletes y las balas como es en el caso de los 3 estudiantes de Ayotzinapa asesinados el 26 de septiembre y los 43 desaparecidos ese mismo día; o el caso del mismo Mario González, que por pensar distinto fue sancionado con tortura y los muros de las prisiones por las autoridades en turno. Pero al mismo tiempo, insistió el compañero Luis Alberto, la dominación ha sido a través de una colonización de la conciencia, es decir, han moldeado el pensamiento y el corazón a la imagen y semejanza de los poderosos.

El maestro y compañero Homero Áviles, discutió la importancia que tiene el leer la historia de manera crítica. Llevó a cabo una reflexión sobre la manera en que el Estado a tergiversado la historia para homogeneizar así un pasado artificios-amente construido. Es esta la manera, sugiere el maestro Áviles, en la que nos han hecho creer  en la necesidad  de vanagloriar instituciones sociales  totalmente caducas. En ese sentido ha llegado el momento de seguir los pasos de la juventud que hoy está siendo criminalizada y asesinado por los poderosos, que a pesar de su vida está saliendo a la calle cuestionando profundamente la realidad que nos tocó vivir a todos, como primer paso para la transformación radical de la sociedad.

Por último, la maestra Carolina González González, compartió su experiencia de su encuentro con Mario González en la torre de Tetepan. En ella, presentó la figura de un activista social joven pero sobre todo, muy humano, que entre el ser consecuente con sus ideas libertarias de una sociedad justa y digna, y sus acciones, fue atrapado por los muros de las prisiones del Estado.

Por lo pronto, les compartimos el texto de la compañera Carolina y la participación de Mario.

PALABRAS DE MARIO GONZÁLEZ EN EL FORO “EDUCACIÓN Y REPRESIÓN”, LLEVADO A CABO EN LAS INSTALACIONES DEL CCH MORELO, EN LA PAZ BAJA CALIFORNIA SUR

PALABRAS DE CAROLINA GONZÁLEZ GONZÁLEZ, DE SU EXPERIENCIA CON MARIO EN LA TORRE DEL RECLUSORIO FEMENIL DE TETEPAN. [CLICK AQUÍ]

http://rzsud.org/2014/10/21/participacion-de-mario-gonzalez/

Demandan a magistrados la libertad absoluta para el estudiante y activista Mario González García

Mario González García, estudiante expulsado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) por oponerse a la reforma educativa neoliberal dentro de esa institución, fue detenido ilegalmente el 2 de octubre de 2013, torturado durante su detención y todo su proceso penal, acusado de un delito que nunca ocurrió: ataques a la paz pública, el cual es usado sistemáticamente en la Ciudad de México para castigar a los activistas sociales. En su caso se han violado una y otra vez sus garantías constitucionales, sus derechos humanos y su derecho al debido proceso; no se valoraron debidamente las pruebas presentadas y se escondieron aquellas que demostraban plenamente su inocencia, por ejemplo los videos de la vía pública. Fue apresado con base en testimonios fabricados y le revocaron arbitrariamente su libertad, por mencionar algunas de las irregularidades. Organismos internacionales como Amnistía Internacional han documentado y denunciado la tortura ejercida contra Mario, quien resulta incómodo para las autoridades universitarias y del gobierno del Distrito Federal por su actitud crítica, insumisa y solidaria, y por ello ha sido perseguido, difamado, humillado, amenazado y apresado por luchar por el derecho de todos a una educación pública, gratuita y de calidad.

Mario promovió un amparo directo contra su sentencia de 5 años, 1 mes y 15 días, el cual está a cargo de Alejandro Gómez Sánchez, Irma Rivero Ortiz y Rosa Guadalupe Malvina Carmona Roig, magistrados del Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal de Primer Circuito, a quienes exigimos le otorguen, a 1 año de tortura y encierro, su libertad absoluta e incondicional.

Atentamente:

Colectivo Autónomo de Apoyo a Sobrevivientes de Tortura; doctor Alfredo Velarde, profesor de la Facultad de Economía de la UNAM; Luis de la Peña Martínez, de la Coalición de Profesores de Asignatura del Instituto Nacional de Antropología e Historia; León Chávez Teixeiro; María Esther Navarro Lara, profesora en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; Fernando Quintana Mendoza, profesor en la Escuela Nacional Preparatoria (ENP) 2; Emigdio Navarro Esquivel, profesor en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH)-Azcapotzalco; Guadalupe Susano Caballero, profesora en el CCH Azcapotzalco; Luis Darío Salas Marín, profesor en la ENP 6; María Elena de la Torre Monterrubio, profesora en el CCH-Azcapotzalco; Miguel Ángel García Álvarez, profesor en la Facultad de Ciencias de la UNAM; Jorge A. Martínez Valero; Alberto David Moreno Ibarra.

http://contralinea.info/archivo-revista/index.php/2014/10/19/nuestros-lectores-148/

http://www.jornada.unam.mx/2014/10/20/correo

http://hemeroteca.proceso.com.mx/?page_id=278958&a51dc26366d99bb5fa29cea4747565fec=385217

foro Educación y Represión en el CCH Morelos, La Paz, BCS

Este martes 21 a las 9 de la mañana en el CCH Morelos (La Paz, BCS), se realizó el foro Educación y Represión con la participación vía telefónica de Mario González, gracias a l@s compas de la Radio Zapatista Sudcaliforniana! Más info en: http://rzsud.org/

“Los asesinatos y los 43 estudiantes desaparecidos de la normal rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa en Guerrero; y el secuestro del compañero Mario González (Mario Libre) el año pasado, por el gobierno del Distrito Federal, no son casos aislados. Estos dolorosos eventos son la expresión de un mismo sistema (político económico), intolerante y asesino, contra un sector de la juventud, el más crítico que tenemos hoy en día. Jóvenes, mujeres y hombres, que no sueña, sino, saben que cambiar el mundo desde abajo, es posible.”

Contra la represión y por una educación critica, foro de discusión CCH MORELOS

Embedded image permalink

Mario González hablando para lxs jóvenes del CCH Morelos en el foro Educación y represión