Carta Internacional por Ayotzinapa: Nuestro dolor y nuestra rabia

#AyotzinapaSomosTodos Nuestro dolor y nuestra rabia ¿Cómo seguimos caminando en esta nueva etapa?

Desde el 26 de septiembre de 2014 México se vio a sí mismo y el mundo nuevamente volteó a ver una realidad ya inocultable que se hizo presente de la forma más terrible. Iguala es el lugar en el que el México de dolor y muerte ya no pudo evadir su realidad, el lugar que ha llenado al mundo entero de indignación, el lugar en el que el secreto a voces se convirtió en un grito de dolor y rabia.

43 estudiantes desaparecidos, tres estudiantes asesinados, dos jóvenes deportistas asesinados, una mujer asesinada. Todos ellos asesinados y desaparecidos en Iguala, todos ellos asesinados y desaparecidos por el Estado. Todos ellos asesinados y desaparecidos por el pacto de impunidad de la clase política.

Pero ahora resulta insuficiente hablar de impunidad porque las instituciones que debían de ejercer justicia no solo no lo hacen sino que se protegen a sí mismas de sus propios delitos, en realidad estamos ante un sistema que siempre encuentra cómo y a quién castigar de manera ejemplar y espectacular (culpable o inocente) para así poder mantener intactos al gran negocio de la corrupción y a las brutales estructuras de poder que mantienen al país entero sumergido en la violencia.

En México el sistema no está corrupto, la corrupción es el sistema. No es que el Estado se esté llenando de vacíos, sino que esos que parecen vacíos están llenos de la nueva mutación del Estado Mexicano: el Narco-Estado. La pareja Abarca es una terrible muestra de la vinculación entre gobierno y crimen organizado, pero lo más terrible es que no son la única o la peor muestra de ello, son precisamente una muestra de lo que son ahora las instituciones en México. Iguala, los muertos, los 43 estudiantes de Ayotzinapa son igualmente la terrible evidencia de que las acciones de este Narco-Estado no sólo son de contrainsurgencia, no sólo buscan la criminalización de la protesta, buscan el control a través del terror,
buscan el genocidio de la esperanza.

En este México quebrado, seguridad significa vivir aterrado rodeado de militares y policías, vigilado constantemente. En este México quebrado, los aparatos de derechos humanos se utilizan para asegurarse de que los verdaderos agresores evadan la justicia y puedan seguir agrediendo.

En este México quebrado, al ex–alcalde de Iguala, José Luis Abarca, se le acusa de varios delitos, pero no del que implica reconocer la responsabilidad del Estado, el de desaparición forzada.

En este México quebrado, a María de los Ángeles Pineda se le dan 40 días de arraigo, y a Noemí Berumen Rodríguez, encubridora de la pareja acusada, la dejan en libertad, mientras quienes se oponen al sistema, quienes defienden la tierra, quienes exigen justicia, quienes se solidarizan con las familias de los 43 estudiantes desaparecidos por el Estado, quienes estallan de indignación, son inmediatamente encarcelados.

En este México quebrado el poder se escandaliza cuando alguien quema una puerta de madera, pero para los cientos de miles de muertos, para los miles de desaparecidos, para los desplazados, solo hay montajes mediáticos, largos procesos burocráticos y falsas condolencias, pero nunca justicia.

El mensaje que hay detrás de la forma en que hicieron todo en Iguala, detrás de los miles de muertos y desaparecidos en todo México, es que ninguna vida vale, que desde esas “nuevas instituciones” la muerte es la forma de gobernar.

Por todo esto, después de que el mundo ha esperado una respuesta acerca del paradero de los 43 normalistas desaparecidos a partir de una investigación rigurosa, es indignante y doloroso que los encargados de hacerla no solo estén mostrando incompetencia, sino una impresionante falta del más mínimo respeto a los familiares de las víctimas y a través de ellos a la sociedad toda, porque su única finalidad es la de desviar las investigaciones para ocultar la verdad.

La indignación ha ido creciendo, desbordando plazas, creciendo semana con semana. Las manifestaciones, las acciones, los paros, demuestran que pese a las mentiras, los montajes, las calumnias y las burlas por parte del “Gobierno Mexicano”, siempre ausente cuando se trata de dar respuestas, el pueblo de México y de otras partes del mundo, ha hecho suya la consigna de ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Se están dando pasos importantes en muchos lugares dentro y fuera de México, en los que rápidamente se ha pasado a los nuevos gritos que resuenan: #NoLesCreemos, #FueElEstado, #YaMeCanse, #AyotzinapaSomosTodos.

En Iguala se hizo visible la lógica política que ha hecho que en nuestro país nos duelan más de 150 mil muertos y que sigamos esperando a los más de 20 mil desaparecidos.

Hoy, nos sumamos a la rabia activa de los padres y madres de los estudiantes desaparecidos, hoy les decimos que estamos esperando a que los 43 regresen, no creemos la farsa con la que pretenden dar carpetazo a esta indignación y rabia global. Ayotzinapa es el inicio de algo, que está creciendo en las aulas, en las calles.

Estas últimas semanas se ha gestado un movimiento que tiene muy claro quiénes son ellos, en este nuevo proceso se está perdiendo el miedo, se vuelve imposible quedarse como espectador y se abre la posibilidad de preguntarnos: ¿Cómo hacer para que esta energía social logre abrir un camino que permita a la sociedad, desde abajo, imponerle al gobierno la verdad con todas sus consecuencias? ¿Cómo seguimos caminando en esta nueva etapa?

Ayotzinapa no sólo le duele a México, le duele al mundo.

Firmas Individuales:

CANADÁ: Naomi Klein; ESTADOS UNIDOS: Noam Chomsky; Michael Hardt; Hugo Benavides (Fordham University); URUGUAY: Raúl Zibechi; ESTADO ESPAÑOL:  Manuel Castells; Carina Garcia Sanagustin; BOLIVIA: Oscar Olivera; ARGENTINA: Nico Falcoff; COLOMBIA: Dora Muñoz; Constanza Cuetia; ALEMANIA: Sebastian Wolff (Instituto de Investigaciones Sociales, Frankfurt/Alemania); BRASIL: Kathy Faudry; Jeferson Zacarias; Denise Lopes; Edila Pires; Liliane Bites; Walter Bites; PAÍS VASCO: Juan Ibarrondo (escritor); ITALIA: Adele Vigo; Andrea Paletti; Franco Frinco; Carlotta Mariotti; Filipppo Marzagalli; MARRUECOS: Josiane Pastor Rodriguez; FRANCIA: Valentin Gaillard; Mathieu Meyer; Talia Rebeca Haro Barón (PhD Erasmus Mundus Dynamics of Health and Welfare, Ecole de Hautes Études en Sciences Sociales), Michèle Blossier; Patrice Ratheau; Paul Victor Wenner; Myriam Michel; Hilda Leslie Alcocer Martinez; Louise Ibáñez Drillières; Crystel Pinçonnat; Janie lacoste (profesora); Michel Puzenat; Pierre Banzet; Régine Piersanti; Dominique Mariette; Nathalie Todeschini; Stéphane Lavignotte- pasteur (Movimiento del cristianismo Social); Farid Ghehioueche (Fondateur/Porte Parole de l’organisation Cannabis Sans Frontières); Emmanuel Maillard; Myriam Mérino; Ariane Chottin; Valérie Guidoux; Olivier Vendée; Pierre Picquart (Dr en Geopolitica Université de PARIS-VIII) ; Antinea Jimena Pérez Castro; Yann Bagot; Emmanuel Rodriguez; Marie Ibanez; Amparo Ibanez; Gilbert Rodriguez; Marie Ibanez; Jacqueline Henry; Catherine Cassaro; Catherine Bourgouin; Susanna Miglioranza; Sylvie Gauliard; Alain Martinez; Colette Revello; Fatiha Mekeri; Dominique Poirre; Laura Binaghi; Jérôme Bauduffe; Nadia Thomas; Matthieu Texier; Paul Obadia; Vincent Robin; Michel Ibañez; Lise Piersanti; Alain Delprat; Catherine Drillières; Colette Revello; Didier Collot; Marianne Petit; Janine Leroy; Suzy Platiel; Aude Lalande; Mansour Chemali; Corinne Mazel; Celia Ibañez; Pauline Delprat; Michel Contri; Ali Abadie; Mercedes Cruceyra; José Griault; Annick Laurent; Gérard Henry; Georges Gottlieb;  Janie Lacoste; Michel Ibañez; Pilar Sepulveda; Rafael Sepulveda; Pascal Ibañez; Patrick Derrien ; Hélène Derrien ; Lia Cavalcanti (directrice de l’association Espoir Goutte d’Or); Catherine Faudry (Chargée de mission – pôle “Collectivités Territoriales” Institut Français); Camille Baudelaire; MÉXICO: Álvaro Sebastián Ramírez (Preso Político y de Conciencia de la Región Loxicha); Francisco Barrios “El Mastuerzo”; Oscar Soto; Alejandro Varas; Raquel Gutiérrez Aguilar; Mariana Selvas Gómez; Guillermo Selvas Pineda; Rosalba Gómez Rivera; Martha Nury Selvas Gómez; María Josefina Perez Arrezola; María José Pérez Castro; José Cervantes Sánchez (estudiante ICSyH BUAP); Rosalba Zambrano; Ana María Sánchez; Tamara San Miguel; Eduardo Almeida; Enrique Ávila Carrillo; Ingrid Van Beuren; Leticia Payno; Cecilia Oyorzál; Ignacio Rivadeneyra; María del Coral Morales; Oscar Gutiérrez; Gilberto Payno; Celiflora Payno; Víctor Payno; Patricia Emiliano; Beatríz Acevedo; Francisco Sánchez; Agustina Álvarez; Mariana García; Miguel Ortigoza; José Antonio León; Sergio Cházaro; José Hugo Estrada Zárate; Iliana Galilea Cariño Cepeda; Pablo Reyna; Guillermina Margarita López Corral; Ana María Corro; Lorena Diego y Fuentes; Enrique González Ruiz; Ignacio Román; Cecilia Zeledón; Berta Maria Rayas Camarena; Judith Arteaga Romero (maestrante Defensa y Promoción de los Derechos Humanos UACM); Aurora Furlong; José Luis San Miguel; Alma Ugarte; Juan Manuel Gutiérrez Jiménez

Organizaciones:

ESTADO ESPAÑOL: CGT; ASSI (Acción Social Sindical Internaciolalista); Associació Solidaria Cafè Rebeldía-Infoespai – Barcelona; Centro de Documentación sobre Zapatismo (CEDOZ); COLOMBIA: Pueblos en el Camino; ALEMANIA: Gruppe B.A.S.T.A., Munster; BRASIL: CSP-Conlutas –Brasil;  BÉLGICA: Casa Nicaragua-Liège; CafeZ –Liège; CÓRCEGA: Corsica Internaziunalista; PAÍS VASCO: La Federación Anarquista Ibérica de Euskal Herria (FAI); ITALIA: Associazione Ya Basta! –Milano; Centro Sociale CasaLoca – Milano; Associazione Ya Basta – Padova; Nodo Solidale (Italia y Mexico); Comitato Chiapas “Maribel” – Bergamo; FRANCIA: Les trois passants – Paris; Caracol Solidario – Besançon; Colectivo Grains de sable; Union Local de la Confédération Nationale du Travail (CNT31-Toulouse); Secrétariat international de la CNT – Francia; Tamazgha, asociacion berbères-Paris; Comité de solidarité avec les Indiens des Amériques (CSIA-Nitassinan); Groupe de soutien à Leonard Peltier (LPSG-Francia); La Fédération des CIRCs – Paris; Comité Tierrra y Libertad de Lille; Réseau latino-américain de Lille; Émission Torre Latino/Radio Campus – Lille; Comité de Solidaridad con los Pueblos de Chiapas en Lucha(CSPCL), Paris; Espoir Chiapas – Montreuil; Mut Vitz 13 de Marseille; REINO UNIDO: UK Zapatista Solidarity Network; Dorset Chiapas Solidarity Group; Edinburgh Chiapas Solidarity Group; Kiptik (Bristol); London Mexico Solidarity Group; Manchester Zapatista Collective; UK Zapatista Translation Service; Zapatista Solidarity Group – Essex; MÉXICO: Enlace Urbano de Dignidad; Nodo de Derechos Humanos; Unidad Obrera y Socialista (¡UNIOS!); Unión de Vecinos y Damnificados “19 de Septiembre” (UVyD-19); La Voz de los Zapotecos Xiches en Prisión; Colectivo La Flor de la Palabra; Comité de Solidaridad con Mario González, DF; Colectivo de Profesores de la Sexta; Frente del Pueblo; Serpaj; Colectivo “pensar en voz alta”; UniTierra Puebla; Colectivo Utopía Puebla; Colectivo de Salud adherente a la Sexta; Grupo “Salud y Conciencia”

INTERNACIONALES: La Internacional de las Federaciones Anarquistas (IFA); Federación Anarquista francófona (Francia, Bélgica, Suiza); RED EUROPEA DE SINDICATOS ALTERNATIVOS Y DE BASE: Confederación General del Trabajo, CGT – Estado español; Union syndicale Solidaires- Francia; Confederazione Unitaria di Base, CUB – Italia; SUD Vaud, Suiza; Confederacion Intersindical – Estado español; Unione Sindicale Italiana, USI – Italia; Intersindical Alternativa de Catalunya, IAC –Catalunya; Confederazione Italiana di Base, UNICOBAS – Italia; Confédération Nationale des Travailleurs Solidarité Ouvrière, CNT-SO – Francia; Transnational Information Exchange , TIE – Alemania; Associazione per i Diritti dei Lavoratori Cobas, ADL COBAS – Italia; Solidaridad Obrera, Estado Español; Confédération Nationale du Travail, CNT –Francia; Sindacato Autorganizzato Lavoratori Cobas, SIAL COBAS – Italia; Sindacato Intercategoriale Cobas Lavoratori Autorganizzati, SI COBAS – Italia;ESE –Grecia; Union Syndicale Etudiante Fédération Générale du Travail de Belgique, USE –Bélgica; Ogólnopolski Zwi?zek Zawodowy Pielegniarek i Poloznych, OZZ PIP –Polonia; Ogólnopolski Zwi?zek Zawodowy Inicjatywa Pracownicza, OZZ PIP – Polonia; ORGANIZACIONES ESTUDIANTILES: Solidaires Étudiant-e-s, Francia; Union Syndicale Étudiante, Belgica; SUD étudiants et précaires, Suiza

Jornada Global por Ayotzinapa: protesta y represión

La jornada global en solidaridad con Ayotzinapa aglutino en las calles a más de 150 mil personas exigiendo la presentación de los 43 estudiantes desaparecidos desde el pasado 26 de septiembre de la Normal “Raúl Isidro Burgos” en Ayotzinapa, Guerrero, y actividades paralelas como el paro total o activo de 184 escuelas nivel nacional, levantamientos de plumas, cierre de carreteras, avenidas principales y un sin fin de formas de protesta y lucha. En el mitin que se realizó en el zócalo capitalino, se denunció la agresión hacia normalistas de Ayotzinapa (mientras realizaban compras de víveres en el centro de Tixtla) por parte personas vestidas de civil, quienes los golpearon y amedrentaron diciéndoles “ya bájenle”.

Pero esta vez la represión salió a relucir con la detención de Luis Fernando Sotelo Zambrano de la preparatoria # 6, adherente a “la Sexta” y Sergio Pérez Landeros estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México, cuando la policía federal ingreso a ciudad universitaria violando la autonomía de la UNAM. Al detenerlos son trasladados a la Fiscalía desconcentrada de investigación en Coyoacán, coordinación territorial COY-1 y COY-2, inculpándolos de la quema de un vehículo del transporte metro bus y la estación CU. Se les imputan los delitos de ataques a la paz pública, ataques a las vías de comunicación, daños dolosos agravados (portación de explosivos) en pandilla.

En el caso de Sergio Pérez Landero es liberado por falta de pruebas y en el caso de Fernando con el pretexto de ser revisado por un médico legista es trasladado al Reclusorio Varonil Sur donde le toman la declaración, manteniéndole los delitos iniciales. Los abogados que llevan solidariamente el caso son los compañeros del Colectivo de Abogados en Defensa de la Justicia Social- Colectivo de Abogados Zapatistas (CADJS-CAZ).

Es importante señalar que desde la noche del miércoles 5 de noviembre docenas de estudiantes se dieron cita para exigir la libertad de los compañeros, quienes fueron recibidos por 3 camiones de granaderos, patrullas y transportes conocidos como “perreras” que al notar que la concentración se iba incrementando en número, decidieron “encapsular” la protesta y en conjunto con la Comisión de Derechos Humanos del DF, quién jamás asistió a la fiscalía, anunciaban en redes sociales que el encapsulamiento no se llevaba acabo.

Por la tarde nuevamente frente a la fiscalía la policía agredió a los compañerxs quienes se encontraban a las afueras de dicho lugar, por este motivo se decidió realizar una marcha hacia rectoría de la UNAM para exigir la libertad de los presos políticos y la aparición con vida de los 43 normalistas.

Dentro de esta misma jornada están confirmados como detenidos el día 6 de noviembre a Fernando Galindo Benítez, Juan Pablo Fernández Morales, Iván Alberto Luna Pereira, César Alejandro Manzano Ortiz, Karla Marisol Pedraza Jaso, Yamir Balam Castillo Guerra, Kimberly Villanueva Ruíz y Eloy José Palomares, a quienes mantienen en el ministerio Público Agencia 52, ubicado en las calles Jojutla y Matamoros, Colonia La Joya Tlalpan. Es importante señalar que fueron detenidos de manera arbitraria, algunos de ellos fueron fuertemente golpeados y se reporta una compañera lesionada con golpes en la cabeza y no les han fincado cargos. Son estudiantes de diferentes escuelas como la Universidad Autónoma Metropolitana plantel Xochimilco, de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Sur, entre otros. Hasta el momento no se sabe si hay más detenidos.

Se informa desde la Fiscalía desconcentrada de investigación en Tlalpan coordinación territorial TLP-2 y TLP-3. que lxs ocho compañerxs consignadxs estan acusadxs de robo, lxs familiares y amigxs llaman a concentrarse a las afueras de esta, para exigir la libertad de lxs detenidxs el día de mañana a las 10 am en el mp 52.

Por último es importante recalcar que las detenciones no fueron la única forma de represión que se vive en esta jornada, los estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Vallejo denuncian el acoso por parte de patrullas que constantemente vigilan las instalaciones del plantel.

En el marco de las protestas mundiales por la presentación con vida de los 43 estudiantes desaparecidos, el día de ayer detienen a jóvenes que protestaban en la ciudad de Nueva York y días anteriores, en la ciudad de Santiago de Chile, mientras protestaban en el cónsul mexicano.

http://regeneracionradio.org/index.php/represion/presos-politicos/item/4424-jornada-global-por-ayotzinapa-protesta-y-represion

Mario González, absuelto totalmente después de más de un año de cárcel (entrevista)

Por Rosalba García 

Mario González aceptó dar una entrevista a la revista digital Andar-es para exponer su sentir a unos días de haber salido del reclusorio femenil de Tepepan, lugar en el que se encontró injustamente recluido hasta el final del proceso.

A un año y un mes de detención y encarcelamiento ilegal de Mario González, fue liberado el pasado jueves 30 de octubre, día en que es absuelto de forma total del cargo de Ataques a la Paz Pública, delito por el cual se le mantuvo injustamente recluido, sin una prueba real o determinante que lo acusara. El joven y estudiante, Mario González finalmente concluye este proceso, sin embargo, no se debe olvidar la constante violación a sus derechos, hecho que se tradujo en: la tortura a la que fue sujeto que lo dejo con la luxación de un brazo; el estado de salud deteriorada a causa de las huelgas de hambre realizadas como medida de presión para obtener su liberación; el proceso ilegal que coartó su libertad por más de un año; así como, el intenso afán de desacreditar su persona a partir de calificativos que los señalaron como: “líder anarquista” o persona de alta “peligrosidad social”.

Mario González obtiene su libertad y queda clara la absolución total del cargo pero no hay ninguna medida que repare los daños que se le ocasionaron en todo ese proceso jurídico, en ese sentido, el estudiante afirmó que no hay nada que pueda reparar el tiempo que estuvo en la cárcel. Se destacó el hecho de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos no ha emitido recomendación alguna a pesar de los hechos de tortura presentados contra Mario, en el momento de su detención, aquel 2 de octubre de 2013. Al respecto, Mario comentó sobre la demanda que hizo por la tortura a la que fue sujeto y destacó que hará la labor al respecto, dado que los casos se quedan simplemente impunes. Además, señaló que la denuncia sobre su tortura sería un antecedente para mostrar la forma en que actúa el Estado y sus instituciones, como aparato represor, hecho que él nombró; “su real función”, “su verdadera razón de ser”.

En este fragmento Mario nos habla sobre su andar en el activismo social que comenzó por la educación digna, para después pasar a la solidaridad con otras luchas que le parecían justas. El encarcelamiento ilegal de Mario González sólo se puede entender, a partir, del activismo que el estudiante fue mostrando desde su paso por el CCH Naucalpan, escuela en la cual señaló se encontraba en una situación de grave de “porrismo” o “grupos de choque”, hecho que iba más allá del estudiantado, es decir, los profesores y las autoridades obligaron la radicalización de la lucha, comentó.

Gracias a la labor de Patricia García, madre de Mario y Nuria Ramírez, su pareja, se logró el resultado de la liberación y absolución total de Mario González. Al respecto, Nuria destacó las dificultades a las que se enfrentaron, así como lo importante que fue la huelga de hambre hecha por 56 días por el joven, hecho que permitió visibilizar su caso a nivel internacional, con ayuda de los medios libres y las redes sociales que hicieron fácil la reproducción de videos documentales donde se retrataba su caso. Finalmente, Mario González comentó la razón por la que cree que fue injustamente detenido, así como, lo que sigue en este momento de su vida. También hace extensivo el agradecimiento a todas las personas que apoyaron en algo el proceso que definió su liberación.

Ver entrevista completa en:

http://www.revistadigitalandar-es.org/?p=2422

31 de octubre: comunicado de Mario González por su excarcelación

A los pueblos del mundo
A los medios libres
A tod@s l@s desposeíd@s y privad@s de la libertad
En la noche de ayer fui excarcelado gracias a la siempre respetable y muy apreciable solidaridad que ha hecho temblar al despotismo y ha ayudado a que poco a poco la libertad pueda estar presente aunque aun nos falte degustarla con total plenitud, ese momento sólo depende de la construcción del bienestar en nuestro presente y de la lucha conjunta del pueblo por esa libertad que tanto anhelamos.
La dedicación, el compromiso, la solidaridad, el gusto por no respirar aires contaminados de miseria y opresión, sino aires puros de amor, respeto, armonía, orden y bienestar es la fuerza que acabará con la explotación de la humanidad por la humanidad, la que nos liberará a tod@s de todo tipo de cadenas y rejas que frenan nuestra felicidad.
¡Libertad a tod@s l@s secuestrad@s por el Estado!
¡Libertad a Carlos, Amelie, Fallon, Fernando, Abraham y a tod@s l@s pres@s anarquistas del mundo!
¡Libertad a Alvaro Sebastián y a l@s pres@s del NOTAV!
Libertad a tod@s l@s que vivimos encadenad@s a esta brutal miseria, de nosotr@s depende la abolición de la explotación y la transformción hacia el anarquismo en este presente.
Anarquía, salud y revolución social
Mario

Mario González en libertad (artículo)

Libertad absoluta e irrevocable

El 30 de octubre de 2014, luego de trece –¡trece!– injustos meses en prisión y tras una incansable lucha jurídica y social, el Segundo Tribunal Colegiado del Primer Circuito del Distrito Federal resolvió un amparo «liso y llano» a favor de Mario González, preso político desde el 2 de octubre de 2013. Esto concreta su absolución total y de fondo, que revoca la sentencia de cinco años y dos meses (tiempo final después de que la redujeran siete meses por intermedio de uno de los amparos anteriores) que el Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal había dictado contra él. Dicha sentencia, se sostenía en un proceso irregular, plagado de violaciones a los derechos del inculpado y a pesar de la imposibilidad para probar cualquier responsabilidad penal de los delitos imputados. Con la consecución del amparo federal, sus abogados, sus redes sociales –no virtuales– y el mismo Mario, lograron su auto de formal libertad con calidad de inapelable e irrevocable, sin fianza ni generación de antecedentes penales, dado que no cometió ningún delito.

Es claro que este suceso no emana, simplemente, con la venia de un buen juez. Es la mínima acción imprescindible e innegable de lo que tenía que suceder tras la ardua y contundente lucha para establecer y hacer saber lo que en realidad pasó aquel 2 de octubre: un crimen de Estado que requeriría toda la reparación posible del daño, empezando por la liberación inmediata y la absolución total –¿pero, quién y cómo puede reponer 13 meses de tiempo de secuestro, tortura e impunidad?

Aproximadamente desde las 8:30 de la noche, Paty (la mamá de Mario), Nuria (su pareja), amigxs y compañerxs solidarixs, comenzaron a concentrarse a las afueras del penal femenil de Tepepan, donde se encuentra la torre médica en la que Mario pasó gran parte de su reclusión a consecuencia del deterioro de salud que sufrió tras la larga huelga de hambre que llevó a cabo (de casi 60 días).

Fotografía: Gustavo Ruiz

Durante las horas de espera, previas a la excarcelación, desde una bocina, sonó música punk y salsas que animaron la noche fría. Alguien llevó un balón de fútbol y armó una cascarita en la explanada a las afueras del penal. Más tarde, a la bocina se conectó un micrófono y un compañero dirigió poemas libertarios a Mario, a las y los presxs y a todos los presentes. Las consignas retumbaban contra los muros del edificio: «¡Ni culpables, ni inocentes, anarquistas consecuentes!», «¡Tiremos, los muros, de las prisiones!», «¡Presos políticos libertad!», «¡Muerte al Estado, que viva la Anarquía!». El ambiente era enérgico, de alegría, se cantaron himnos, se repartió café, pan y galletas, incluso se lanzaron cohetes.

Como acto de presión, y en protesta de que el luchador social anarquista continuara, aberrantemente, más tiempo –aunque fueran minutos– dentro del penal; compañeras y compañeros comenzaron a golpetear las puertas de vidrio con monedas y elevaron el volumen del coro de consignas. La acción duró cerca de media hora y algunos policias aparecieron y se acercaron a tomar fotografías de las personas; más allá de generar intimidación, sólo lograron ser directa y abiertamente cuestionados por sus acciones y fotografiados de la misma forma que ellos hacían. La gente ahí presente era gente sin miedo.

Cerca de las doce de la noche algunos gritos de emoción, de quienes estaban más cerca de la puerta, previnieron la salida del compañero, quien fue recibido por un grupo de aproximadamente 50 amigxs y compas solidarixs. Entre vivas, aplausos, gritos y consignas, Mario apareció emocionado, saludando, parecía un poco sorprendido ante la materialización de su libertad. En primer lugar agradeció el apoyo que se le había otorgado a lo largo de su encarcelamiento y advirtió que la lucha no se acababa ahí, que había que sacar a las y los demás presos injustamente, no sólo a los anarquistas –dijo– sino a otros que lo eran en potencia, porque buscaban la libertad. Acto seguido comenzaron de nuevo los aplausos, las consignas y la emoción se hizo presente en todas y todos los asistentes.

Fotografía: Gustavo Ruiz

Los abrazos con su madre, su novia y sus amigos trajeron lágrimas para algunxs, gritos de alegría para otrxs. Paty, mamá de Mario, también dio un mensaje de lucha, resistencia y agradecimiento por todo el apoyo brindado para lograr ese momento. Posteriormente se procedió al acostumbrado ritual de quemar el horrible uniforme beige que llevan los presos; esta acción, como signo de repudio al sistema carcelario, como muestra del fracaso rotundo de los intentos de homogenización y quebrantamiento de los espíritus libres, de los no alineados ni sumisos ante la simulación de orden de un Estado criminal, que comete los delitos de los que acusa a otros. Las prendas ardieron al centro de un círculo de luchadores que parecían conjurar los miedos y acuerpar los compromisos mientras observaban el fuego. Se hizo un poco de silencio.

No demasiado. Las salsas volvieron a sonar y Mario comenzó a hacer una ronda para saludar y abrazar individualmente a todas las personas que habían acudido a recibirlo. Se retomó la repartición de galletas y café. Se sucedió de repente un rato de tertulia, con desenfado del inhóspito espacio que nos rodeaba (el penal y sus alrededores), la compañía era lo importante. Nosotrxs tuvimos oportunidad de recoger un breve testimonio de Mario, de cómo se sentía y qué pensaba que seguía a partir de este punto del camino. También pudimos platicar con Paty, quien nos comentó del gran ejemplo que su hijo ha resultado para ella; además nos comentó de la mezcla de emociones que sentía ya que estaba muy contenta por la salida de Mario, pero al mismo tiempo sintiendo tristeza por las madres y padres de los normalistas de Ayotzinapa, porque ella ha encarnado ya la desesperación de ver al propio hijo en gran peligro por causa de la violencia que ejerce el Estado.

Aquí compartimos el audio que corresponde a los momentos de su liberación (1), así como la palabra que después nos ofrecieron ambos (2 Mario) (3 Paty). Aún resuenan con toda su honestidad en nuestros corazones y nuestras consciencias.

Aquí Mario González concluye el capítulo carcelario que injusta e ilegalmente padeció con tantos meses de encierro. Pero como dejó en claro: «Esto no acaba aquí, esto es recio y vamos por todxs» ¡Presos políticos! ¡Libertad!

***

A continuación una síntesis de su historia

Antecedentes

Al organizarse en el Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH), plantel Naucalpan, para resistir al porrismo y a las reformas educativas neoliberales impuestas por el rector José Narro Robles; Mario González García y un grupo de estudiantes fueron criminalizados como «vándalos» en periódicos como La RazónMilenioReforma; y expulsados por un Tribunal Universitario que hace tiempo debió desaparecer. También fueron amenazados por personal de seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) cuando protestaron su expulsión en un plantón afuera de Rectoría, justo antes de su detención. Nueve de ellos fueron detenidos el 2 de octubre de 2013. Actualmente, ocho llevan proceso bajo caución, mientras Mario González se mantenía en prisión hasta el día de hoy, con una sentencia de 5 años 1 mes y 15 días, impuesta por la magistrada de consigna Celia Marín Sasaki el 11 de julio —una «nueva» sentencia que sigue siendo un castigo ejemplar bajo el pretexto de la supuesta «peligrosidad social» del compañero–. Mucho más preocupante y peligrosa es la criminalidad policial de un gobierno que comete un secuestro de más de nueve meses, entre muchos otros delitos.

Un no-delito que nunca ocurrió

Tal vez la primera cosa que llama la atención sobre el caso de Mario González es que él ni siquiera llegó a la histórica marcha del 2 de octubre para conmemorar la matanza de estudiantes en Tlatelolco y oponerse a la represión actual en México. Junto con otros ocho activistas estudiantiles –Aztlalli Cabrera Prado,  Irene Pérez Villegas, Erick Leonel Aguilar Ruiz, José Luis Ramírez Alcántara, Cristian Antonio Carmona Emmer, César Uriel Cruz Elías, Carlos Jhasi Jarquín Peña y  Hugo Guillermo Mejía Ventura– Mario iba a protestar ese día, sin embargo, todos fueron detenidos en el cruce de las calles Isabel la Católica y 5 de Mayo alrededor de las 3 de la tarde, torturados y encarcelados antes de llegar a la marcha. Frente a la absurda e insostenible posibilidad de acusar a nueve jóvenes de un no-delito (protestar) que nunca ocurrió; el Ministerio Público decidió acusarlos, sin una pizca de evidencia, de aventar petardos y piedras del camión en el que viajaban desde Ciudad Universitaria (CU) hacia Tlatelolco. No existe una sola foto o un testimonio sobre tal acción o sobre los daños ocasionados por los supuestos explosivos; la única prueba con la que el Ministerio Público intentó acreditar el delito de ataques a la paz pública, fue el testimonio –de oídas– de dos policías, aunque un peritaje de la Procuraduría General de Justicia contradice estos testimonios.

La tortura

Se destaca la tortura a la que Mario y los demás compañeros fueron sometidos por granaderos en la vía pública y de camino al Ministerio Público durante cuatro horas, incluyendo toques eléctricos, patadas y golpizas con toletes y puños. De ello Mario resultó con un brazo luxado y un tobillo torcido; no faltaron las amenazas de muerte y amenazas a los familiares. Desde el MP 44 en Iztapalapa, los siete varones fueron enviados al Reclusorio Oriente y las dos jóvenes al penal femenil de Santa Martha Acatitla, mientras su caso fue consignado al Juzgado 19 de delitos no graves. En el Reclusorio Oriente, los hombres fueron golpeados salvajemente por los custodios y las mujeres sometidas a tortura psicológica.

Quema del uniforme. Fotografía: Gustavo Ruiz

La peligrosidad social

El 6 de octubre de 2013 la jueza del Juzgado 19 de delitos no graves, Marcela Ángeles Arrieta, les dictó a los nueve activistas auto de formal prisión y fijó la caución en 16 mil pesos para cado uno. El lunes 7 de octubre se pagó una póliza de fianza y en la madrugada del martes 8, todos salieron libres. Sin embargo, extrañamente Mario salió con la cara cubierta con una camiseta beige. Ante los gritos de alarma de la gente que esperaba afuera del reclusorio, fue agarrado con violencia por agentes desconocidos y devuelto al interior del penal por orden de la propia jueza. Al día siguiente, quedó claro que ella había aceptado automáticamente la decisión del Ministerio Público de recluir a Mario con el argumento de ser una persona de alta «peligrosidad social», debido a que ya tenía antecedentes penales y a que había dado un nombre falso en la averiguación previa. Por ello, argumentó un agente del MP, él «podría sustraerse de la justicia».

La abogada Lizbeth Lugo planteó en una conferencia de prensa que una persona tiene el derecho a no autoinculparse, incluso puede mentir o negar los hechos para no hacerlo. Además, el delito por el que Mario había sido juzgado es no grave y un ministerio público no puede simplemente opinar que alguien representa un peligro sin conducir estudios psicológicos que sostengan tal apreciación. De hecho, estudios subsecuentes mostraron que Mario es una persona que exhibe estabilidad emocional, que no ha vivido una situación de violencia familiar y que nunca ha participado en delitos graves. La abogada comentó que la jueza Marcela Ángeles Arrieta no tenía ningún argumento válido para mantener a Mario en prisión porque la póliza de fianza garantizaba que él no se iba a «sustraer de la justicia»;  insistió en que la negación de su salida bajo caución es una violación de sus derechos procesales y constitucionales.

La criminalidad del sistema de in-justicia en el Distrito Federal se hizo aún más evidente el 15 de noviembre, cuando en la segunda instancia, la presidenta de la Quinta Sala Penal del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal (TSJDF), Celia Marín Sasaki, avaló la revocación de libertad de Mario González García. Bajo el mismo argumento la misma magistrada había detenido durante más de un año a Víctor Herrera Govea cuando participó en la marcha del 2 de octubre de 2010. Así que, con toda impunidad, una jueza y una magistrada siguieron los dictados de un agente del Ministerio Público que opera bajo el mando del propio jefe de gobierno para autorizar un secuestro.

La resistencia

Las manifestaciones en apoyo a Mario que empezaron inmediatamente después de su detención, se multiplicaron durante su huelga de hambre. Se han hecho varios videos sobre el caso y se han llevado a cabo foros, eventos culturales, marchas cortas y largas, mítines y comparsas. El hostigamiento policiaco a las constantes manifestaciones en el Distrito Federal también ha sido fuerte. Una y otra vez policías de investigación han fotografiado y los granaderos han encapsulado a los manifestantes, a veces con empujones y golpes de sus escudos, para evitar que salieran de un lugar o para evitar que llegaran al zócalo o simplemente para espantar a la gente y castigar la protesta social.

Quema del uniforme. Fotografía: Gustavo Ruiz

En respuesta a la represión y en apoyo a Mario, especialmente durante su huelga de hambre, también se realizaron pronunciamientos de solidaridad y actos de protesta en el Estado español, Italia, Francia, Grecia, Estados Unidos, Chile y Argentina,  entre otros lugares.

Luego de un periodo de recuperación física que se extendió por varios meses, la defensa intentó que varios amparos fueran aceptados, sin buenos resultados. La resistencia de Mario volvió a activarse como huelga de hambre el primero de octubre de 2014, ahora junto con otros tres luchadores sociales anarquistas que aún están recluidos en cárceles de la Ciudad de México: Carlos López El Chivo (Reclusorio Oriente), Fernando Bárcenas Castillo y Abraham Cortés Ávila (Reclusorio Norte).

En esta ocasión, la forma de protesta elegida tuvo como objetivo señalar la oposición tajante que ellos sostienen contra el hecho carcelario en sí. En un comunicado lanzado con motivo del inicio de la huelga de hambre afirman: «Optamos por pasar a la acción antes que aceptar la cárcel como algo “normal”, el Estado busca formar ciudadanos dóciles y serviles para mantener su establecido “orden social” y así poder sustentar la estructura de producción capitalista que sólo beneficia a la clase dominante. Las prisiones tienen un papel primordial en la configuración de estos buenos ciudadanos. Es a la sociedad burguesa a la que en realidad se busca que el/la presx se readapte. Rechazamos la supuesta función reintegradora que la prisión puede traer a nuestras vidas. No sólo no la consideramos útil, sino que es ampliamente perjudicial».

Luego de la experiencia de la primera huelga de hambre de Mario y al no haber demandas específicas en esta nueva protesta, el recurso tuvo una temporalidad definida y después de 16 días, la huelga terminó el 17 de octubre.

Sucede después la obtención del amparo federal que logra su excarcelación y absolución el día de ayer. Esto abre un nuevo capítulo de lucha y resistencia en la historia de Mario, desde la libertad y la colectividad, pero aún con muchas cadenas que todxs tenemos que romper.

http://subversiones.org/archivos/108184

Libre Mario González (artículo)

México, DF 30 de octubre del 2014. Hoy por la tarde recibimos una llamada, “existe la posibilidad de que Mario González salga libre, le otorgaron el amparo” una emoción indescriptible recorrió nuestro cuerpo, felicidad mucha, pero también reservas, pensamos y sí es como la otra vez? que tal que lo vuelven a aprehender? Mario González, ese cchero que incomodo tanto a autoridades de su plantel, como a las de toda la UNAM, si, aquel que detuvieron arbitrariamente junto con más compañerxs (a quienes a su salida les comentó que en la notificación que le entregaron se mencionaba que ellxs habían sido también absueltxs) cuando se dirigían a la marcha del 2 de octubre de 2013 y a quien volvieron a detener, aún cuando no existieron pruebas en su contra de los delitos que lo acusaban y a pesar de haber pagado una fianza para llevar su proceso jurídico en libertad, aquel que mantuvo una huelga de hambre por más de 50 días para exigir su libertad.

Así pasó alrededor de una hora hasta que lxs abogadxs del Colectivo de Abogados Zapatistas confirmaron que saldría en las próximas horas, que no había argumento jurídico para retenerlo.

No dudamos en ningún momento en ir a recibirlo a las afueras de la torre médica de Tepepan, era una buena noticia, enmedio de muchas malas.

Y así llegamos y ya se encontraban unxs veinte compas, al transcurso de las horas fuimos siendo más hasta llegar a ser alrededor de cien personas, quienes ansiosamente esperábamos ver cruzar a Mario por esa puerta de cristal. Consignas, cohetones, saludos y música, a las que Mario respondía asomándose a la ventana, acompañaron la espera, el común de entre quienes estábamos afuera era la gran sonrisa que ningunx podíamos disimular, Paty, mamá de Mario, no lograba contener la felicidad, iba a ver nuevamente a su hijo en libertad. Agradeció a quienes ahí estábamos, compartió abrazos e inclusive fotos de Mario cuando era pequeño.

Así esperamos gritando, platicando, con frío, pero sin ocultar la alegría que nos hacía saber que estábamos nuevamente ahí, pero esta vez Mario se iba con nosotrxs. Pasó el tiempo y no salía, decidimos hacer ruido en las puertas de cristal de ese lugar, nos decían ya va a salir, pero insistimos. Comenzamos a ver movimiento adentro hasta que una voz dijo “Ahí viene, ese es Mario” esa sensación no se puede describir, ver y abrazar a Mario verle contento y diciendo que nos falta mucho por hacer para sacar a lxs demás presxs, nos hace pensar que tiene razón, nos faltan más y vamos por todxs, pero ahora él caminara a lado nuestro.

Posteriormente quemo el uniforme de color beige que portaba al salir, para dar paso a abrazar a cada una de las personas que ahí nos encontrábamos, agradeciendo que ahí estuviéramos. “Hay que ir por algo de comer banda, llevo más de un año comiendo pollo” las risas no se hicieron esperar. Y así permanecimos un par de horas, contentxs, emocionadxs, y con la convicción de que “no estamos todxs, faltan lxs presxs”.

Antes de irnos, Mario tomó el micrófono y les habló a sus compañeros que se quedaron dentro, mientras ellos respondían encendiendo y apagando las luces para que el supiera que lo escuchaban.

http://regeneracionradio.org/index.php/represion/presos-politicos/item/4421-libre-mario-gonzalez

“Hoy festejamos junto a nuestro compañero, al fin entregamos los abrazos prometidos, las sonrisas arrancadas. Termina la rutina del secuestro, después de un año conseguimos su libertad material por que el corazón es plenamente libre aun tras las rejas. Aun nos quedan 5 compañerxs que resisten la tortura del aislamiento pronto estarán con nosotrxs para seguir luchando

¡Abajo los muros de las presiones!
¡Ni culpables ni inocentes, anarquistas consecuentes!
¡Mario Libre carajo!”