Relatoría de hechos. Por Mario González

Hoy martes 22 de octubre de 2013 Mario González continúa por día número 15 en huelga de hambre después de su detención, tortura y retención en el sistema carcelario, además aprovechamos para denunciar que en la zona del reclusorio oriente donde está, hace 4 días que al compañero lo tienen en una celda sin luz, cuando en todas las demás si hay. En seguida Mario nos cuenta brevemente cómo fue su detención.

El 2 de octubre de 2013, aproximadamente a las 15:30 horas, iba en un autobús que salió del estadio de ciudad universitaria, pasando por el centro de la ciudad de México, cuando en la esquina de 5 de mayo e Isabel la Católica varias patrullas le cerraron el paso al autobús y bajaron a todos los jóvenes de entre 18 y 23 años, entre ellos a mi, nos empezaron a revisar, yo sólo traía un celular y mis llaves, después de revisarme llegaron más de 50 granaderos, entre 8 y 10 de ellos empezaron a torcerme el brazo derecho, a darme descargas eléctricas en mis costillas, me golpeaban en el rostro con la mano abierta, golpearon mis piernas con sus rodillas y me pegaron en el estómago, después me subieron a una patrulla con otras 3 personas y ahí los policías me quitaron mi teléfono, luego nos dieron vueltas hasta que nos bajaron, no recuerdo donde, para volvernos a esculcar, ahí nos empezaron a tomar fotos, me volvieron a golpear en el estómago y a dar más toques eléctricos en costillas y espalda; nos esposaron mientras nos decían que si nos gustaba andar quemando policías, nos amenazaron diciéndonos que nos iban a mandar a la cárcel y que ya habíamos valido madre por pinches anarquistas revoltosos, después nos volvieron a meter a las patrullas y nos llevaron a un Ministerio Público que está en Iztapalapa, pero nunca nos bajaron, de ahí nos llevaron a la agencia 44, al llegar ahí nos apretaron más las esposas, nos estuvieron preguntando nuestros nombres y tomándonos fotos muchas veces con sus teléfonos, todo el tiempo nos seguían diciendo “pinches mugrosos”, después nos llevaron al médico legista, de ahí me trasladaron a un hospital por General Anaya para revisarme el brazo ya que lo tenía muy hinchado, cuando me regresaron a la 44 me quitaron la venda que me pusieron en el hospital y me metieron a las galeras junto con los demás, esposado con las manos hacia atrás, cada rato llegaban policías ministeriales a interrogarnos sobre lo que había pasado y a preguntarnos datos personales, en ningún momento me permitieron hacer mi llamada; el viernes 4 en la mañana aproximadamente 36 horas después de haber ingresado, como a las 11 de la mañana nos trasladaron al reclusorio oriente sin darnos información; ese mismo día en la noche nos llevaron a un juzgado donde nos obligaron a aceptar a un defensor de oficio y nos dieron el monto de nuestra caución. El lunes nos llamaron a todos para notificarnos del auto de formal prisión y se pagó mi fianza, a todos nos dieron la boleta de libertad provisional, pero en la madrugada cuando nos iban a liberar en la salida me esperaban judiciales que me arrastraron regresándome a la aduana con una orden de re-aprehensión porque en el juzgado revocaron mi libertad, me regresaron a la celda donde estaba y ahí inicié la huelga de hambre que mantengo hasta ahora.

Mario González García

22 de octubre de 2013

libertad

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s