“No hay que dejar que nos venza el miedo”: Mario González, en su segunda huelga de hambre (Desinformémonos)

“No hay que dejar que nos venza el miedo”: Mario González, en su segunda huelga de hambre

El preso anarquista, que lleva ya cinco días sin ingerir alimentos, llama a vencer la estrategia de terror impuesta por el Estado. “No podemos cruzarnos de brazos y llorar a los muertos”.

Ciudad de México. En su primera huelga de hambre, a la que las autoridades jamás dieron respuesta positiva, el joven anarquista Jorge Mario González aprendió que “no es la autoridad la que te va a solucionar algo; eres tú y quienes se solidarizan contigo los que van a lograr tu libertad”. Por ello, en su segunda protesta de este tipo –iniciada el 1 de octubre de 2014, junto con los libertarios presos Carlos López “Chivo”, Fernando Bárcenas y Abraham Cortés-, no hay una exigencia hacia una autoridad: “es un acto de reivindicación de la lucha anticarcelaria, con una de las pocas herramientas de lucha que tenemos dentro de la cárcel”.

Desde la torre médica del reclusorio femenil de Tepepan, al sur de la ciudad de México, donde se encuentra ingresado desde su pasada huelga de hambre –que duró 56 días y terminó el 3 de diciembre de 2013- Mario González se confiesa “un poco débil y mareado”, a poco más de 48 horas de suspender su alimentación, “pero ya con la experiencia de la otra vez, ahorita esto es relax”.

En la llamada telefónica realizada a Desinformémonos, el joven estudiante –quien fue expulsado del Colegio de Ciencias y Humanidades, debido a su participación en protestas contra la reforma a dichas instituciones-, reconoce que este tipo de protesta es muy arriesgada para la vida (la Cruz Negra Anarquista advierte que hay “alerta” por su páncreas y su hígado), pero insiste en que es una forma de hacer visible la situación de los presos.

Los cuatro anarquistas en huelga de hambre indefinida lograron coordinarse, a pesar de que están en reclusorios distintos, “en una lógica de protesta e insumisión ante el encarcelamiento de nuestros cuerpos y por la humillación, aislamiento y frustración que significa el estar recluidos en estos centros de terror”, señalaron en un comunicado. “Optamos por pasar a la acción antes que aceptar la cárcel como algo ‘normal’”.

Y es que el gobierno de la Ciudad de México se ensaña con los libertarios porque su ideal va contra cualquier gobierno, poder, autoridad o jerarquía, valora el preso. Mario González fue capturado cuando se dirigía a la manifestación conmemorativa de la masacre de Tlatelolco, el 2 de octubre de 2013. Fue condenado a cinco años y un mes de prisión, acusado de ataques a la paz pública, con la única  base de las declaraciones genéricas de los policías, informó en entrevista anterior la Cruz Negra.

El joven anarquista sostiene que desde el 1 de diciembre de 2012, en la capital el país se vive un aumento en la intensidad tanto de las protestas sociales como de la represión gubernamental. Señala que el auge de “propaganda por el hecho” que se registra es lo más peligroso para las autoridades, pues muestra un descontento “que rompe con el perfecto orden”.

Cuestionado sobre el aumento de presos políticos de distinto signo en todo México, Mario González –quien declara que, una vez fuera de la prisión, buscará seguir estudiando- señala que es necesario contar con una estrategia de liberación, pero siempre tomando en cuenta que si el gobierno es quien encarcela a los luchadores sociales, no será él quien solucione el problema.

Mario González visitó en la Normal Rural de Ayotzinapa hace algún tiempo y, enterado de la ejecución de tres estudiantes y la desaparición forzada de 43 más desde el 26 de septiembre, los urge a que “no retrocedan”, y que logren evolucionar todo el descontento existente. “Que no los engañen, que no los apaguen las instituciones. Sean inteligentes, que esto tome fuerza y arda en vez de apagarse”.

El joven preso señala que, ante la situación de “guerra y barbarie” impuesta por el gobierno, es necesario “no quedarse cruzados de brazos llorando a los muertos”, pues se trata de una estrategia contrainsurgente. Es necesario “no dejar que nos venza el miedo, que nos aterroricen y nos inmovilicen; no hay que perder la lucha de clases. Hay que ser creativos y meterle coco para que todo tenga buen término”, finaliza.

http://desinformemonos.org/2014/10/no-hay-que-dejar-que-nos-venza-el-miedo-mario-gonzalez-en-su-segunda-huelga-de-hambre/

mario libre

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s