[FORO EDUCACIÓN Y REPRESIÓN] ENCUENTRO CON JORGE MARIO GONZÁLEZ GARCÍA, PRESO POLÍTICO ANARQUISTA

El pasado 10 de octubre se llevó a cabo un foro en la  Universidad Autónoma de Baja California Sur, con el tema “Educación y Represión”. Ahí, la maestra Carolina González González compartió su experiencia con Mario González, preso anarquista secuestrado por el Gobierno del Distrito Federal desde el 2 de octubre de 2013, y que hoy, junto a 3 jóvenes anarquistas más -Carlos López, Fernando Bárcenas Castillo y Abraham Cortés Ávila-  se encuentra en huelga de hambre desde el 1 de octubre de 2014.

Por Carolina González

Me gustaría empezar con una pregunta

¿Por qué somos atrapad@s por algunas resistencias o luchas y no por otras? Porque si pensamos que somos nosotr@s quiénes elegimos, creo que estamos equivocad@s.

El encuentro con Mario ha sucedido como con otras resistencias. De alguna forma fui tocada. Seguro fue la idea que pudiera ser mi hijo, mi estudiante. Pero también lo fueron sus ideas llevadas a la práctica, como se ha expresado aquí, su resistencia dentro del CCH Naucalpan por los cambios propuestos al plan de estudios de la preparatoria, manifestados en los famosos 12 puntos.

Sin duda, otro lugar de influencia desde el que hemos mirado hacia algunas resistencias es el Centro Cultural Ricardo Flores Magón o casita verde como nos gusta llamarle a la compañera Estrella y a mí. La casita verde es un espacio que nos permite encontrarnos con otros y otras y compartir semejantes formas de ser en el mundo. Ahí, aunque de manera fugaz, somos capaces de construir una onda liberadora, al poder hablar, discutir y a veces hasta pelear por lo que queremos hacer. De ahí también nació la conexión con los presos políticos anarquistas del 2 de octubre de 2013, esta fecha que nos atraviesa siempre como una especie de maldición. La compartición con Tito Fernando y con Nuria, compañera de Mario González, redundó en programas sobre presos políticos en Radio Zapatista Sudcaliforniana y también floreció  la idea para la realización de este foro, desde casita verde en la Universidad.

De ahí surgió también la idea de visitar a Mario González en el reclusorio de Tepepan. Dijo Nuria: “Si vienes al DF, por qué no nos conocemos personalmente? Si, contesté yo. Y luego le pregunté: y podría visitar a Mario? Y dijo Nuria: “ Sii! Podemos solicitar un permiso, nos ponemos de acuerdo”.

Y así, como suceden las cosas, sin buscarlas, de repente, ahí estábamos más involucrados con Nuria, Mario y sus compañeros anarquistas encarcelados.

En los 12 puntos se nota ya la idea de incorporar al modelo basado en competencias al CCH, aspectos como la inclusión del inglés como manera obligatoria, la cuestión del “aprender a aprender”, como materia de primer semestre y en la bibliografía del documento, textos que versaban concretamente sobre el tema de las competencias. Entonces, entendí mejor la resistencia y la rebeldía de Mario. Aquí en la universidad estábamos discutiendo lo mismo en nuestra revisión curricular, el pensamiento dominante de nuestro departamento pretende estandarizarnos, homogeneizarnos, clasificarnos, convertirnos cínicamente en conductores de los valores capitalistas neoliberales, obedeciendo al Fondo Monetario Internacional, al Banco Mundial  y a la política educativa en México.

Pero muchachos como Mario González que ven en las preparatorias del CCH un espacio donde expresar con libertad, la opresión, la dominación, la explotación, sintieron la amenaza de ser despojados de las pocas cosas que en estos tiempos nos pueden liberar: una educación crítica.

Fueron por mí al aeropuerto Nuria y Ángel, un compañero  estudiante del quinto semestre de la carrera de Derecho de la UNAM. Está lejos Tepepan del aeropuerto, viajamos en metro, me dijo Nuria: “tienes dos horas para platicar con él”, que bueno porque siempre nos dan sólo 20 minutos”.

Nuria me había dicho que no fuera vestida de colores como rojo, blanco, negro y azul, pero al modo, lo olvidé y viajé de negro. Fue un problema porque como era lunes, no había lugares dónde rentar ropa del color adecuado y me acordé que llevaba la pijama de cuadritos grises y un sueter del mismo color, le dije a Nuria: es que sólo tengo con el color que me pueden dejar entrar, la pijama!, ¿cómo voy a entrar con pijama a ver a Mario? y Nuria me contestó:” él también está en pijama”! Buen punto no?

En la entrada la hicieron un poco de emoción. Buscaron el oficio que autorizaba mi visita. El policía revisó y revisó y me preguntó viene Usted a ver a Elba Esther Gordillo?  Y dije categóricamente por supuesto que no! Vengo a ver a Mario González.

La mamá de Mario había gestionado mi entrada y para mi sorpresa, dijo que era yo su tía, que había ido desde muy lejos y pues que era importante mi visita. Nunca antes había agradecido por tener 47 años. A veces me siento un poco rara rodeada de tantos jóvenes, pero en este momento mi edad quedaba perfectamente!

Después de que una guardia revisó con muy mala cara, encontró el oficio y pude entrar. Me escoltaron a la zona del hospital después de una leve revisión. Me hicieron firmar otra entrada y ahí a lo lejos se  asomó Mario y fue a recibirme. Nos dimos un abrazo fuerte y que creen? Tenía una pijama de ositossss!!!! y me reí en secreto.

Me dijo: “Hola! Tu eres Caro?” Le contesté: No! Soy tu tía que viene de La Paz a verte!

Mirada limpia, sonrisa sincera, espíritu alegre, sangre ligera, como diría mi abuela. No está rendido!

Sus ojos se ponen redondos porque cuando escucha, mira.

Me dijo: “El otro día apareció en la Jornada lo del movimiento en contra de la minería que tienen allá en Baja California Sur”, cómo va eso? Pues, le dije ahí va la cosa, aunque esa resistencia no es como otras, para nuestro tipo de sociedad creo que es importante. No es antisistémica, entonces eso le hace perder fuerza y autonomía. Lo de la Jornada fue promovido por un grupo del 132 que todavía circula en Los Cabos. Lo que es cierto es que esto nos importa a todos los sudcalifornianos.

Y había otra resistencia en otro lugar, me dijo, y le contesté no sé si te refieres a Cabo Pulmo? Y me dijo que sí, le contesté: ahí la cosa es diferente, la comunidad asentada en ese lugar es la que defiende y esto es importante. Las familias de la zona han re-descubierto el lugar, el mar. Hay un espíritu interesante, más compartido y ahí radica, creo yo, su fortaleza.

De repente sus ojos, esos grandes, empezaron a hacerse chiquitos y brillantes, eso último, lo de la comunidad como que lo movió y empezó a  hablar.

Si, la organización entre nosotros… y de ahí paso al anarquismo. Sin autoridad, sin partido, sin verticalidad, construir fuera de esas formas y maneras. Sigue hablando con esperanza sobre la Guerra Civil Española, de la que ha estado leyendo, de la experiencia zapatista.

Después me explicó a grandes rasgos su situación, si ustedes creen que arma un discurso violento a la vista están equivocados. Su narración  es tranquila, pero no por ello menos dolorosa.

Vamos al principio me dijo:

“Algunos estudiantes del CCH nos tuvimos que organizar porque había grupos de porros que no nos dejaban en paz, dijo. Nos perseguían, nos golpeaban, había veces que queríamos mejor no llegar. Pero decidimos organizarnos y enfrentarlos”. Le pregunté: y los directivos del plantel?, no denunciaban?  Sus profesores?  Y contestó: “Si denunciaban pero no hacían nada. Algunos profesores, nos apoyaban pero poco pudieron hacer. Después de varios enfrentamientos, ganamos!” Dijo Mario. Los 12 puntos para la modificación del plan de estudios los pusieron en alerta de nuevo. Hubo reuniones numerosas de estudiantes, tomaron  y se plantaron en la rectoría de la UNAM.

El encarcelamiento del 2 de octubre de 2013, no ha sido su única estancia en la cárcel. En otra ocasión, fue acusado de haberse robado un queso de una tienda para llevar a una reunión de alumnos, “éramos muchos dijo, y no teníamos dinero”. De ahí me dijo: “es indescriptible lo que sucede en los reclusorios. Hay gente que sí es culpable de delitos, algunos feos, dijo, pero hay otros presos que no son culpables o que se han robado un pan o cosas para que su familia coma. Aquí el único delito es ser pobre. Las leyes, el sistema penitenciario no sirve para quien no puede comprar una influencia o algo parecido”.

“Cuando salí del reclusorio, no quería salir de mi casa, no quería regresar a la cárcel. Pero era ya casi la fecha de la conmemoración del dos de octubre. Con toda sinceridad dijo: “tenía miedo de ir a la marcha, mucho miedo de que me encerraran de nuevo”. Pero también dijo, no puedo vivir con miedo para siempre, así que decidí ir, íbamos en un camión pacíficamente, cuando la policía nos paró y nos bajaron a once, los once que habíamos estado más activos en el plantón en rectoría de la UNAM”.

Su detención está plagada de irregularidades, hay consigna del Gobierno del Distrito Federal, de la presidencia de la República y  de la rectoría de la UNAM. Por eso expresó su inconformidad  a través de una huelga de hambre que casi le costó la vida.

Hoy 10 de octubre de 2014, tiene Jorge Mario González García 10 días en huelga de hambre junto con los compañeros anarquistas: Carlos López, Fernando Bárcenas, y Abraham Cortés.

La autoridad quiere aplastar las ideas que niegan la forma Estado, Partido y que abrazan una organización más autogestiva, comunitaria, autónoma y más justa, en este intento, están arrasando con todo, con nosotr@s, con los estudiantes quienes aún tienen esperanza y rebeldía.

Este foro va por Mario y por todos los estudiantes que están siendo masacrados! Hagamos que se haga justicia!, defendamos a los jóvenes.

Gracias!

Audiencia-Jorge-Mario-González-García-26-de-noviembre-2013-2

http://rzsud.org/2014/10/12/encuentro-con-jorge-mario-gonzalez-garcia-preso-politico-anarquista/

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s